· 

Las ballenas francas de Península Valdés visitan la Antártida

Determinar las rutas migratorias y zonas de alimentación de las ballenas australes, nos permite caracterizar dichos hábitats desde una perspectiva ambiental y ecológica, proporcionando información sobre la disponibilidad y estacionalidad de los recursos, la exposición a toxinas, contaminación y agentes infecciosos a lo largo de los hábitats migratorios de las ballenas francas en el Atlántico Sur.

 

En base a registros históricos de captura y estudios de isótopos estables se han sugerido varios sitios de alimentación para las ballenas francas del sur que reproducen en las costas de Península Valdés. Sin embargo, la información precisa sobre dónde se dirigen, cuáles son las rutas que utilizan para migrar y dónde se encuentran sus principales zonas de alimentación aún son poco conocidas. Utilizando tecnología de última generación con el empleo de transmisores satelitales, podemos conocer la posición de las ballenas en tiempo real y el estado de su hábitat. El entrecruzamiento de esta información con otros datos, nos permite conocer aún más a la especie y colaborar en su conservación.

 

Siguiendo Ballenas es un proyecto que nació en 2014, con el apoyo de la Comisión Ballenera Internacional, y tiene por objetivo determinar las rutas migratorias y de alimentación de las ballenas francas australes con el fin de esclarecer algunas de las posibles causas de los eventos mortalidad elevada de esta especie en la Patagonia. Este es un trabajo colaborativo entre WCS Argentina, NOAA, Aqualie, CENPAT-CONICET, Instituto de Conservación de Ballenas, Fundación Patagonia Natural y UC Davies. 

 

Entre los años 2014 y 2015, se marcaron 15 ballenas en el Golfo Nuevo. En 2016 se realizó el seguimiento de una hembra con cría en la Bahía de San Antonio y durante el 2017 se lograron implantar 8 transmisores en ballenas adultas solitarias marcadas en el Golfo San Matías, en cercanías de San Antonio Oeste. Estos dispositivos transmiten la ubicación de cada individuo en tiempo real por algunos meses y luego se desprenden de los animales sin afectar su salud. Luego mediante análisis de comportamientos se pudieron reconocer áreas de potencial importancia como zonas de alimentación en la plataforma continental exterior del sur de Sudamérica, la Cuenca del Atlántico Sur, el Mar de Escocia Oriental y el Mar de Weddell septentrional. Estos hallazgos nos permiten comprender las rutas migratorias y los destinos de las ballenas francas australes que invernan frente a la costa de Argentina y, en general, revelan que esta especie habita bastas áreas del Atlántico Sur y visitando múltiples áreas de alimentación potencial cada verano (Figura 1). 

Fig. 1. Trayectorias de las Ballenas francas Australes marcadas en las costas de Argentina durante 2016 y 2017 (tomado de Zerbini et at. 2018).
Fig. 1. Trayectorias de las Ballenas francas Australes marcadas en las costas de Argentina durante 2016 y 2017 (tomado de Zerbini et at. 2018).

Estos primeros resultados nos muestran que los ejemplares marcados presentan una diversidad considerable en sus recorridos. Por ejemplo en el 2014 entre las 5 ballenas marcadas, dos se dirigieron hacia el Sureste hacia Georgias del Sur, mientras que las otras tres ballenas pasaron el tiempo que recibimos datos en el borde del talud continental. Además pudimos registrar por primera vez el recorrido migratorio completo de un ejemplar de esta especie desde una temporada (2014) a la otra (2015). El recorrido de Papillón, una ballena juvenil macho que fue marcada en el Golfo Nuevo, Península Valdés el 17 de Octubre de 2014 y regresó el 20 de Mayo 2015 luego de seis meses en mar abierto.

 

Cada año estamos obteniendo información fascinante sobre la migración de las ballenas. Por ejemplo, “Segunda”, marcada el 16 de septiembre y “Lolita”, marcada el 18 de septiembre de 2017, partieron casi de inmediato desde la zona de San Antonio Oeste hacia el norte bordeando la costa de la Provincia de Buenos Aires hasta llegar al frente de la desembocadura del Rio de la Plata (Figura 2) y luego se dirigieron hacia el sur siguiendo dos rutas diferentes para encontrase casi en el mismo punto en el mar Antártico.

Fig. 2: Lolita y Segundo frente a la costa de Buenos Aires. Extraído de https://argentina.wcs.org/es-es/-SiguiendoBallenas/Segunda.aspx
Fig. 2: Lolita y Segundo frente a la costa de Buenos Aires. Extraído de https://argentina.wcs.org/es-es/-SiguiendoBallenas/Segunda.aspx

Segunda hizo su viaje hacia el sur recorriendo la plataforma continental, con profundidades de no más de 200 metros y se detuvo frente al Golfo San Jorge, permaneciendo casi en el mismo lugar por aproximadamente dos meses (Figura 3) antes de continuar rumbo al Sur pasando cerca de las Islas Malvinas para cruzar el Pasaje de Drake y entrar en aguas Antárticas (Figura 4).

Fig. 3. Segunda permanece durante 2 meses frente al Golfo San Jorge. Esta fidelidad a una misma zona del mar durante tanto tiempo brinda información inédita sobre el comportamiento de estas ballenas y el uso que hacen de la plataforma continental argentina, que es de gran importancia para su conservación. Extraído de https://argentina.wcs.org/es-es/-SiguiendoBallenas/Segunda.aspx    

Fig. 4. Segunda viaja a velocidad sostenida hacia el sudeste cubriendo casi 200 km por día visitando las Islas Malvinas y pasa 400 km de las Islas Orcadas del Sur. Esta sería la primera vez que este proyecto registra tres ballenas francas (Segunda, Lolita y Mandarina) entrando en aguas antárticas. Extraído de https://argentina.wcs.org/es-es/-SiguiendoBallenas/Segunda.aspx     

Curiosamente, Lolita se dirigió al Sur siguiendo una ruta diferente, bordeando el talud continental y explorando el Atlántico en zonas con profundidades de entre 1000 y 5000 metros, dirigiéndose casi sin paradas hasta llegar a Georgias del Sur donde permaneció un tiempo al Noreste de la Isla (Figura 5), exploró el Arco de Scotia y regresó a Georgias del Sur. Luego, al igual que Segunda, Lolita se dirigió hacia el Norte del Mar de Weddell permaneciendo en un radio de 12 millas náuticas (45 km), cerca de donde dejó de transmitir Segunda, donde el lecho del océano Antártico tiene aquí unos 4.000 metros de profundidad (Figura 6). En esta zona existe una serie de montañas subacuáticas cuyos picos están a menos de 1.000 metros bajo el agua. Las montañas submarinas son lugares de gran productividad marina y es posible que estas contribuyan a que abunde el alimento.    

Fig. 5. Lolita realiza comportamiento de búsqueda sobre la plataforma que rodea a la Isla Georgia. Los barcos balleneros que operaban en estas aguas capturaron ballenas francas australes hasta casi exterminarlas en 1912. La captura de la ballena franca austral fue prohibida mediante acuerdo internacional en 1931, prohibición que rige hasta el día de hoy. Grytviken, una de las bases de operaciones de la flota ballenera de aquel entonces, se encuentra a unas 70 millas de donde está Lolita en este momento y los hierros herrumbrados de las instalaciones, que aún persisten en ese lugar, son mudo testimonio de una de las peores matanzas de mamíferos marinos de la historia. Extraído de https://argentina.wcs.org/es-es/-SiguiendoBallenas/Lolita.aspx 

La información que aportaron Papillón, Lolita y Segunda, junto a las demás ballenas marcadas por este proyecto, remarca la gran diversidad de comportamientos migratorios para esta población de animales, el uso que hacen de los golfos nor-patagónicos, la dispersión de estos animales cuando se alejan de las costas y el uso que hacen de la plataforma y el talud. Estos registros tienen gran importancia para evaluar las amenazas que las ballenas enfrentan al dejar las protegidas aguas de Península Valdés. Sin embargo, será necesario marcar un mayor número de individuos para entender mejor los movimientos estacionales hacia las áreas de alimentación, identificar con mayor precisión dichas áreas, y entender cómo utilizan estos ambientes para poder proteger a las ballenas y su hábitat.

Fig. 6. Última ubicación de Lolita, cerca de donde dejó de transmitir Segunda al sureste de las Islas Orcadas. Extraído de https://argentina.wcs.org/es-es/-SiguiendoBallenas/Lolita.aspx
Fig. 6. Última ubicación de Lolita, cerca de donde dejó de transmitir Segunda al sureste de las Islas Orcadas. Extraído de https://argentina.wcs.org/es-es/-SiguiendoBallenas/Lolita.aspx

 

Alejandro Fernández Ajó

investigador del ICB y Universidad del Norte de Arizona

 

Fuentes:

 

https://argentina.wcs.org/es-es/-SiguiendoBallenas.aspx

 

Zerbini, A.N., Fernández Ajó, A., Andriolo, A., Clapham, P., Crespo, E., González, R., Harris, G., Mendez, M., Rosenbaum, H., Sironi, M., Sucunza, F., Uhart, M. 2018. Satellite tracking of Southern right whales (Eubalaena australis) from Golfo San Matías, Rio Negro Province, Argentina. Paper SC/67B/CMP/17, presented to the IWC Scientific Committee, April 2018, Bled, Slovenia (unpublished). [Paper available from the Office of this Journal].

 

Zerbini, A.N., Rosenbaum, H., Mendez, M., Sucunza, F., Andriolo, A., Harris, G., Clapham, P.J., Sironi, M., Uhart, M. and Ferández Ajó, A.F. 2016. Tracking southern right whales through the Southwest Atlantic: an update on movements, migratory routes and feeding destinations. Paper SC/66b/BRG/26 presented to the IWC Scientific Committee, June 2016, Bled, Slovenia (unpublished). 16pp. [Paper available from the Office of this Journal].

 

Zerbini, A.N., Mendez, M., Rosenbaum, H.C., Sucunza, F., Andriolo, A. Harris, G., Clapham, P.J., Sironi, M. and Uhart, M. 2015. Tracking southern right whales through the southwest Atlantic: New insights into migratory routes and feeding grounds. Paper SC/66a/BRG22rev1 presented to the IWC Scientific Committee, San Diego, USA, 22 May-3 June 2015. 9pp.